Crean plástico de agave para autos y aviones

El Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) desarrolla plásticos espumados a partir de la fibra de agave destinados a aplicarse en la industria automotriz y aeronáutica de México.

El proyecto consiste en incorporar los plásticos espumados a la fibra de agave en diferentes polímeros por medio de la tecnología de plasma que modifica la superficie de la fibra, explicó el titular del CIQA localizado en Saltillo, Coahuila, Florentino Soriano Corral.

"La innovación de este tipo de materiales radica en la modificación a través de plasma en las fibras de agave y su incorporación a este tipo de materiales”, resaltó Soriano Corral en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Nota: Zinag, la futura aleación indeformable de las industrias

"Lo que difiere en este tratamiento con respecto a otros, es una mayor compatibilidad con las matrices termoplásticas, de tal manera que se incrementan las propiedades tanto físicas como mecánicas de los materiales microcelulares", agregó.

Las industrias que podrían utilizar este material son la automotriz y la aeronáutica, pues necesitan aligerar los vehículos y sus elementos a partir de materiales microcelulares.

En ese sentido, estos plásticos presentan propiedades como bajo peso, distinta densidad y resistencia a la compresión, aislamiento acústico, eléctrico y térmico, explicó el investigador.

En los automóviles se pueden aplicar bajo la alfombra, bajo cielo y/o sobre cielo, descansabrazos, sellos de espejos laterales, aislante acústico y térmico, entre otros.

Según la información técnica del proyecto, generalmente este tipo de materiales es importado, lo que incrementa el costo debido al volumen. El costo de un polímero celular se puede incrementar hasta 200% si es importado, debido a los aranceles y a la transportación.

Nota: Agave, ¿para fabricar tequila o bioetanol? 

El proyecto surgió como resultado de factores técnicos, ecológicos y económicos, además de la alta disponibilidad de fibras, su origen biológico, su biodegradabilidad y el valor agregado a subproductos agrícolas que presentan bajo costo, indicó Soriano Corral.

Ahora los investigadores buscan trasladar los polímeros a una escala piloto e industrial, el cual pretende incorporar la fibra y obtener las placas espumadas, mediante un proceso continuo.

 

Time Left

Medios

Contáctanos

Si tienes alguna duda sobre el evento comunícate con nosotros